Français Deutch English Español

Géiseres del Tatio

El Tatio topónimo que en lengua indígena Atacameña significa “El abuelo que llora”. Este increíble campo geotérmico se encuentra a 4.321 metros sobre el nivel del mar en plena cordillera de los andes, y es el campo geotermal que se encuentra a mayor altura en el mundo.

 

El sector está rodeado de grandes y hermosos cerros y volcanes que llegan a los 5.900 metros sobre el nivel del mar. Además en el camino para llegar a los Géiseres, es posible deleitar bofedales y pueblos autóctonos de gran belleza. Un Géiser es una zona de aguas subterráneas cercanas al magma volcánico, donde se pueden ver descargas intermitentes de agua caliente, lanzadas con turbulencia y acompañadas de vapor. Las fumarolas de estos geysers, los más altos del mundo (4.300 mts), son producidas por las altas temperaturas de sus acuosos cráteres y ofrecen un espectáculo único del desierto chileno.

 

Muy temprano se despiertan los cráteres de El Tatio, este campo geotérmico que atrae a cientos de visitas todo el año te invita a disfrutar de una mañana como nunca antes, con los rayos del sol atravesando columnas blancas de vapor. Una maravilla en la Cordillera de los Andes que, para verla, hay que madrugar.

 

La mejor hora de las fumarolas es entre las 6:00 y las 7:00 de la mañana. Por eso, ya sea que viajes por cuenta propia o en un tour, la regla es salir de San Pedro de Atacama cerca de las 5:00. Pero la maravilla del paisaje no termina ahí; mientras amanece, salen las vicuñas, vizcachas, ñandúes y otras aves que se mueven entre las llaretas, cactus gigantes y paja brava.

 

Otra de las maravillas que nos regala este atractivo natural y que no te puedes perder, es un reparador baño en la piscina termal del Tatio. Reúne todo tu coraje y disfruta de las bondades del agua termal junto a turistas de todo el mundo.

 

A través de nuestros distintos circuitos ofrecemos la oportunidad de conocer este impresionante lugar donde le brindaremos el  tiempo suficiente para obtener una de las más valiosas fotografías al recorrer libremente los campos geotérmicos del lugar.

 


Volver