Français Deutch English Español

Salar de Tara

Ubicado en medio de volcanes en la Reserva Nacional Los Flamencos, el Salar de Tara es otro de los múltiples atractivos que posee el lugar a los cuales es posible acceder a 4300 metros de altura.

 

Con lagunas, ríos y vegas en una superficie de 48 kilómetros cuadrados, el relieve erosionado ofrece un fabuloso espectáculo al coexistir terrenos ondulados y volcanes, junto a población animal y vegetal nativa. De esta manera, es frecuente encontrase con bofedales, coirones, paja amarilla, tolas amaja y de agua, flamencos, vicuñas, chululos, zorros culpeos, chorlos de la puna, patos jergón y gaviotas andinas.

 

El Salar de Tara, precedido por inmensas catedrales naturales que recortan el horizonte, es hábitat de decenas de especies silvestres. La panorámica es sin igual, y los contrastes no hacen sino enriquecer la composición del paisaje.

 

Tara significa nidificación de flamencos, el Salar de Tara alberga un gran número de flamencos que en época de nidificación. La fauna en el Salar de Tara se compone de tres variedades de flamencos, vicuñas, zorros culpeo, cuy de la puna, chululos, caitíes, gaviotas andinas, chorlos de la puna, patos jergón y gansos guallata.

 

La flora en los salares de Tara se constituye en base a bofedales, paja amarilla, coirón, tola de agua y tola amaia, estos pueden ser observados desde terrenos planos y ondulados como en laderas de volcanes y cerros.

 

En el Salar de Tara también se pueden apreciar las catedrales de cenizas que arrojó durante muchos años el mega volcán Vilama. Estas formaciones se acumularon en la superficie terrestre creando figuras circulares, en forma de espiral, muy atípicas para el pasaje de la zona.

 

El Volcan Vilama es considerado el segundo más importante del mundo después del volcán de Yellowstone en Estados Unidos. El volcán Vilama se ubica en una zona tripartita entre Chile, Bolivia y Argentina, los geólogos actualmente lo consideran como una caldera gigante que se encuentra emplazada en esa zona.

 

Los biosistemas presentes en el Salar de Tara son de suma importancia para la preservación de las especies que allí coextisten.

 


Volver